DESTACADOS

H@BILIDADES PARA LA VIDA. Participa AQUÍ, del programa para la prevención de conductas de riesgo en adolescentes.

Participa del

ACTITUD

La meta de esta lección es: "Toma el pincel de tu mente y pinta una actitud hermosa".

18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.1 Tesalonicenses 5:16-18

LA ACTITUD ES UNA DECISIÓN

Para ser un artista es necesario tener talento y mucha práctica. Esta lección te ayudará a convertirte en un «artista de la actitud». Tu actitud le da color a cada aspecto de tu vida. Es como el pincel de la mente. Puede pintar todo en colores vivos y brillantes -y crear una obra maestra- una pintura que atraiga a los demás. O puede hacer que todo se vea oscuro y sombrío, sin atractivo.

Si analizás la vida de personas que han alcanzado el éxito, descubrirás que casi siempre tienen una visión positiva de la vida. Su pincel mental colorea su vida con brillo e intensidad.

La vida es un lienzo en el que pintás. Tu actitud es el pincel. Vos sos quien elige los colores.

De la misma forma en que elegís los colores para hacer una pintura, tenés que elegir cómo vas a pintar la actitud que los otros verán en vos. Vos podés ser reconocido como el «artista de la actitud» que atrae a las personas a ver la obra maestra de su vida.

1. Tu actitud es lo que marca la diferencia

Debido a que la actitud es lo que marca una diferencia en tu vida, es algo muy importante. ¡Las buena noticia es que vos podés elegir tu actitud! Algo que es tan fundamental para el éxito es la elección que vos hacés. No podés controlar muchas de las situaciones que vivís, pero podés controlar la manera en que respondés ante ellas. Cuando decidís tener una buena actitud durante un tiempo difícil, tomás el control de tu vida en vez de permitir que la vida te controle a vos. Una buena actitud te ayuda a adquirir una perspectiva positiva de la vida.

¿En qué crees que te ayudará el tener buenas actitudes?

UNA PINTURA DE UNA PERSPECTIVA POSITIVA DE LA VIDA

La vida está llena de cosas buenas y malas.

Algunas de esas cosas buenas y malas, no las puedo controlar… así es la vida. Cosas buenas y malas me sucederán.

Si tengo una visión positiva de la vida, lo bueno y lo malo mejorarán.

Si tengo una visión negativa de la vida, lo bueno y lo malo empeorarán.

Por lo tanto, decido tener una visión positiva de la vida.

2. Una actitud positiva te ayuda a vencer dificultades

La vida no es fácil. Algo negativo te va a suceder cada día. Un amigo te va a decepcionar. Un examen será más difícil de lo que esperabas y no te irá bien. Una promesa no se cumplirá. A veces te pueden tumbar, pero una actitud positiva responderá con palabras valientes que digan:

«NO ES LO QUE ME SUCEDE…¡LO QUE CUENTA ES LO QUE OCURRE DENTRO DE MÍ!».

Lee la siguiente historia del burro en el pozo y descubre cómo puedes tener un espíritu triunfador.

BURRO, QUÉDATE ABAJO

Un día, el burro de un granjero se cayó a un pozo. El animal dio alaridos durante horas mientras el granjero trataba de resolver la situación. Finalmente decidió que el animal ya era viejo, y ese pozo tenía que taparlo de todas maneras; no valía la pena rescatar al burro.

Invitó a todos sus vecinos a venir a ayudarle. Todos llevaron una pala y empezaron a echarle tierra al pozo. Al principio el burro no se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y dio unos alaridos horribles. Después, para el asombro de todos, se tranquilizó. Luego de haber echado tierra varias veces el granjero finalmente se asomó al pozo.

Se quedó sorprendido ante lo que vio. Al caer la tierra sobre su espalda, el burro empezó a hacer algo sorprendente.

Se la sacudía y se paraba sobre ella. Conforme los vecinos del granjero continuaron echándole tierra al animal, él se la sacudía y se paraba encima de ella. Muy pronto, todos se quedaron maravillados cuando el burro ¡se paró en el borde del pozo y se fue felizmente!

TU ACTITUD LE DA COLOR A CADA ASPECTO DE TU VIDA. ES COMO EL PINCEL DE LA MENTE. JOHN C. MAXWEL

a. Hacete responsable de tu actitud.

Con cada decisión que tomamos vienen responsabilidades. Sólo vos podes decidir tener una buena actitud y sólo vos sos el responsable de ello. Así que, cuando tu actitud sea negativa no busques culpar a otros y no esperes que los demás te ayuden a cambiarla. Hacete responsable de tu actitud y hacé los ajustes necesarios.

b. Date un plazo para arreglar tu actitud.

Debido a que vos tenés el control de tu actitud, podés determinar cuánto tiempo vas a permitir que una mala actitud te lastime. Empeza a practicar «La regla de las 24 horas». Date 24 horas para sentir pena por vos mismo. Quejate de la vida. Desea que la vida fuera mejor. Después, pasando las 24 horas, tené pensamientos positivos, decí palabras positivas y hacé cosas positivas. Las acciones positivas te permitirán vencer los sentimientos negativos.

c. Dirigí tu actitud diariamente.

Mantener una actitud correcta es más fácil que modificar una mala actitud. ¿Cómo lo haces? Empezá el día con una visión positiva; eso te ayudará a terminar el día con una visión positiva.

d. Alimenta tu actitud positiva y mata de hambre a tu actitud negativa.

Todos tenemos pensamientos positivos y negativos. Tu meta es incrementar lo positivo y disminuir lo negativo. La mentalidad que predomine controlará tu actitud. Necesitás consumir comida mental positiva. Lee libros que te animen a tener una actitud mental positiva. Desarrollá amistades con personas que tengan un estilo de vida positivo. Tene conversaciones edificantes. Hace cosas buenas para otros.

"Hoy tomaré buenas decisiones en cuanto a mi actitud que me afectarán positivamente".

Publicado el 2020-09-02 12:53:59 por Colegio Adventista de Asunción